La Metáfora Cinematográfica Perfecta

La Metáfora Cinematográfica Perfecta

La Metáfora Cinematográfica Perfecta, de Andrea Gabrielli

(Articulo publicado en la Cartelera Turia #2947 del 24 julio 2020)

 

A menudo la pasión por el vino y la gastronomía son un claro indicio de una cierta sensibilidad hacia algo que va más allá de un simple disfrute de “lo bueno”. Comprender la magia de un maridaje, donde aromas, sabores, texturas y recuerdos se funden en una sola cosa, muchas veces difícil de expresar, es algo que eleva el espíritu, provocando una emoción que se acerca mucho a lo que experimentamos delante de una determinada música u otra obra de arte.

Esta sensibilidad, de carácter indudablemente transversal, hace que gocemos de la combinación de estos elementos, hasta llegar a los límites humanos representados por el así llamado síndrome de Stendhal. Sin querer llegar a los niveles de la “Éxtasis de Santa Teresa” del Bernini o las notas conmovedoras del inmenso Ennio Morricone, a quien aprovecho para recordar en estas líneas, el ejercicio de combinar factores emocionales para obtener un renovado placer es algo que experimentamos a menudo, a veces sin darnos cuenta. Eso ocurre muchísimo en el séptimo arte, donde imágenes y sonidos se mezclan con recuerdos, emociones y sensaciones inducidas directa o subliminalmente.

Tal vez por todas estas razones, la escuela de cultura vitivinícola Aula Vinícola, con la cual colaboro desde hace muchos años, empezó hace unos meses a pensar en organizar una clase magistral sobre “El Cine y el Vino”. La cinematografía está repleta de metáforas, donde el vino es el pretexto ideal para presentar los diferentes aspectos de la naturaleza humana.

En primer lugar, solicitó a Cartelera Turia su participación proponiendo a su director Pau Vergara que fuese el mismo quien presentase la masterclass con su pertinente enfoque de crítico cinematográfico y seguidamente decidió encargar a dos grandes expertos de ambas materias como el enólogo, escritor y director del Aula Vinícola Joan C. Martín y al sumiller, tastavins y periodista murciano José Sánchez Alcaraz, que prepararan dos ponencias. Para que todo esto tuviese además mayor efecto, se optó por un marco sin duda muy glamuroso y digno de una alfombra roja hollywoodiense, una sala del centralísimo Hard Rock Cafe Valencia (Av. Marqués de Sotelo, 6). De manera que, tras un primer intento fallido por culpa de la terrible situación creada por la pandemia, esta fiesta del vino y el cine se realizará el mismo día de la publicación de este artículo, viernes 24 de julio a las 19h (¡ojo con el horario que se modificó hace unos días!).

La cata de los vinos es tan mítica como las películas donde aparecen. ¡Claro que sí! Por lo tanto, nos dejaremos fascinar por el seductor savoir-faire del grande Connaisseur del vino de la historia cinematográfica, James Bond, con sus grandes Champagne Bollinger y su pasión para la nobleza de la solera de los estupendos olorosos de Jerez con alma centenaria. Dejaremos que Sherlock Holmes nos presente la magia de los vinos de Madeira y descubriremos el poder confortador de un grande vino de Oporto, como el que aparece en “My Fair Lady” (1964). No es casual que en el poster del evento figure una frase de esta emblemática película: “Tome una copa de Oporto, Pikering, le calmará los nervios”. Habrá espacio incluso para una serie (que tanto éxito tienen ahora), cataremos un excelente Saint-Émilion (Bordeaux), uno de los top wines del cineasta Francis Ford Coppola al tiempo que veremos varios documentales catando otros vinos de Rías Baixas, de La Rioja y de la Provenza. El programa repleto de inspiraciones, escenas y catas, estimularán sin duda la discusión y, estoy seguro, el más puro placer hedonista.

En definitiva, el vino en la gran pantalla como metáfora múltiple y diversa. Hay una escena muy significativa de una producción ítalo-estadunidense (de estas que solían llamar “kolossal”) “Ulises” (1954) con un magnífico Kirk Douglas, donde a la afirmación del cíclope Polifemo que el vino parecía sangre, él contesta que sí, que es sangre de la tierra. Es un poco el comienzo, el origen de un viaje épico donde el vino es el auténtico hilo conductor, símbolo de sabiduría, encanto, cultura, seducción, misterio y, al fin y al cabo, de la vida misma. Para rematar esta fantástica experiencia, se obsequiará a todos los participantes con una botella de Cordial Milenium Gran Reserva 1994 dedicado al célebre director de cine John Ford.

Una verdadera fiesta para todos amantes del cine y el vino poder disfrutar de esta cata, de las imágenes y del excelente trabajo de los ponentes. Si hay algún interesando de última hora puede llamar al 605 679 311 y apuntarse, seguro que no se arrepentirá.

Leave a comment



Aula Vinicola imparte cursos

Básicos, monográficos y el curs superior vitivinicola Tastavins, más conocido como master Tastavins por el que se han titulado -con la XXIII y XXIV promociones que están finalizando en Murcia y València- ya 230 alumnos Tastavins.

Contáctanos si quieres obtener toda la información sobre nuestros cursos

logo_vinicola300x150

Aula Vinícola es una escuela privada de enseñanza, educación y formación vitivinícola y enológica, que imparte cursos de viticultura, cultura enológica, vinos, catas, geografía vinícola y enología. Fue fundada en Valencia por Joan C. Martín en noviembre de 1983.

Contacto

+34 637 537 170 - +34 961 037 377
aulavinicola@hotmail.com

Av. Ausias March, 105 bj (esquina c/Ponce), 46013 Valencia. España

The_Wine_Society_Logo

Copyright 2019 Aula Vinicola © All Rights Reserved